• La Rata

Trompadas de homofobia

Actualizado: ene 20


Fotografía retomada de pixabay: Janeb13

Por: Montserrat Morales.


En el momento en que estas líneas se escriben, gran parte del mundo sigue en vilo por los esperados resultados de las elecciones presidenciales en Estados Unidos de Norteamérica, que han sido, de acuerdo con expertos, políticos, periodistas y estudiosos del tema, en unas de las más controversiales y las más votadas en la historia de su democracia. En estos comicios han votado más mujeres, latinos, afroamericanos, asiáticos, jóvenes; que en ninguna otra contienda.


Hace cuatro años, muchos de nosotros vimos, un poco incrédulos y otro poco decepcionados, cómo el empresario Donald Trump ganaba a una experimentada Hilary Clinton. Eran tiempos de cambio, de empoderamiento de las mujeres en todos los campos, y pensar que la señora Clinton podría ser la primera mujer en sentarse en el sillón grande de la Oficina Oval, traía bastantes esperanzas. Pero todo se vino abajo para los que creíamos en un futuro distinto y más esperanzador, visto desde las políticas de género y exteriores, sobre todo.


La realidad nos pegó de frente y el país vecino del norte ha estado liderado por un señor con una única visión posible: la supremacista depredadora y capitalista. ¿Qué podía esperarse de un hombre blanco en Estados Unidos, nacido en la cuna de los negocios, criado en un ambiente de beneficios fiscales y machistas, sin visión de sostenibilidad del medio ambiente, y que toda su vida se ha saltado las normales éticas y morales con tal de lograr sus objetivos, ya sea crear empresas multimillonarias o acostarse con la más guapa, al precio que sea?


El gobierno de Trump se ha caracterizado por la polarización del país. Recordemos que su toma de posesión ha sido, si no la más, de las más desangeladas en la historia del país. Lo contrario a la primera manifestación convocada para el 8M del 2018, día en que miles de mujeres tomaron las calles de Estados Unidos para saberse unidas, y que aquellos que toman las decisiones supieran que no lo tendrían fácil en la lucha por la igualdad.


La tan controvertida política de “Don’t ask, dont’ tell” aplicada dentro del ejército de los EUA y que tanto daño ha hecho en ese país podría volver, ya que el mandatario promueve el veto a las personas transexuales para formar parte sus fuerzas armadas. Afortunadamente la medida no fue aprobada y todo quedó en un desvarío presidencial (y todos detrás de él).


En más cuestiones judiciales, se han presentado muchos casos de discriminación por orientación sexual, avalados por las leyes vigentes en muchos casos. Como sacado de una película de ficción, un panadero se negó a elaborar el pastel de bodas de una pareja gay argumentando que viola sus derechos religiosos, y la ley falló a su favor. Fuera de la ficción y más preocupante aún, se cuenta la negativa a las parejas del mismo sexo para adoptar menores sin hogar basándose en cuestiones religiosas. ¿Alguien piensa acaso en el bienestar de los niños?


En el momento en que este texto termina de escribirse, Joe Biden es proclamado presidente electo de EUA. El mundo entero (al menos la mitad de él que queremos que las cosas mejoren) nos planteamos respirar aires de libertad para esa tierra que se vanagloria de serlo. El ambiente se siente ya menos tenso. Ojalá que Biden sepa que ahora carga con responsabilidades muy grandes respecto a las minorías cada vez más numerosas y presentes en su país.

14 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
franja alcanta im.jpg