top of page
  • Foto del escritorLa Rata

Lo extraordinario, lo malo y lo terrible del Mundial Femenil


Fotografía: X (antes Twitter) @Jenni Hermoso


Por: Wendy Jiménez Bolaños


Lo extraordinario


Se acabaron las desveladas para ver los partidos de fútbol del Mundial Femenil Australia - Nueva Zelanda 2023, que dejan un sinfín de sensaciones por todo lo que sucedió en torno a la justa veraniega, dentro y fuera de la cancha: debuts, despedidas, sorpresas, nuevas figuras, récords de asistencia en los estadios y de audiencia televisiva fueron algunos momentos que se vivieron las últimas semanas.


La novena edición de la Copa del Mundo vio por última vez a grandes estrellas del fútbol como: la estadounidense Megan Rapinoe, la brasileña Marta Vieira da Silva, la argentina Estefani Banini, la canadience Christine Sinclair, y la nigeriana Onome Ebi quienes se despidieron de las canchas mundialistas dejando un legado dentro y fuera de la cancha, a favor de la igualdad entre mujeres y hombres.


Dentro de los perfiles a destacar se encuentra la directora técnica Sarina Wiegmana, primera entrenadora en llevar a dos selecciones distintas a la final de la Copa del Mundo de manera consecutiva; a Países Bajos en Francia 2019 y a Inglaterra en Australia y Nueva Zelanda 2013; ha sido seleccionada tres veces como mejor entrenadora de la FIFA y suena fuerte para dirigir la selección masculina de Inglaterra.


La selección de Colombia fue unas de las sorpresas del Mundial al llegar a cuartos de final, con estrellas como Linda Caicedo que fue incluida en el once ideal de la Copa Mundial. Este equipo promete ser una de las potencias del fútbol femenil. Autoridades de ese país prometieron invertir 1.9 millones de dólares para la liga profesional, inversión que seguramente se verá reflejada en los próximos años.


La FIFA informó que la asistencia total a los partidos fue de 1 millón 978 mil 274 aficionadas y aficionados, se vendieron 1.7 millones de boletos para los partidos (29 % más que en Francia 2019), lo que generó ingresos por más de 570 millones de dólares, el segundo ingreso más alto de cualquier deporte a nivel mundo, además de la Copa del Mundo masculina.


El partido con mayor audiencia fue entre China vs Inglaterra con un total de 53.9 millones de espectadores, 11.15 millones de espectadores vieron el partido entre Australia e Inglaterra y se convirtió en el programa de televisión más visto en la historia de Australia, fueron algunos de los récords más importantes que se rompieron en esta Copa del Mundo.


El crecimiento del fútbol femenil a nivel mundial ha sido arrasador en las últimas décadas, con avances notables en cuanto a visibilidad, participación, profesionalización y reconocimiento. Sin embargo, todavía queda mucho camino por recorrer para lograr la igualdad entre mujeres y hombres, además y garantizar el respeto a los derechos humanos de las mujeres.


Lo malo


Ahora hablemos de España… Como ya sabemos la Selección Española se proclamó como campeona del mundo. Triunfo agridulce envuelto en polémica que, desafortunadamente acaparó los titulares de los medios de información por la gravedad de los hechos.


España consiguió su primera Copa del Mundo con problemas serios en el vestidor, luego de que un grupo de jugadoras levantó la voz para exigir mejores condiciones de trato por parte del técnico, Jorge Vilda. Petición que no sólo fue ignorada por parte de la Federación, sino que reafirmó el respaldo hacia él, lo que provocó un distanciamiento evidente entre el cuerpo técnico y las jugadoras.


La selección española es la primera en la historia de los mundiales femeniles en levantar la copa en las categorías Sub 17, Sub 20 y en la Selección Mayor de manera consecutiva, en la que se han consolidado futbolistas como Salma Paralluelo, Catalina Coll y Eva Navarro, que han ganado los tres títulos mundiales.


Las futbolistas españolas brillaron en la cancha en cada partido y dejaron huella en la historia del fútbol femenil. Aitana Bonmatí ganó el Balón de Oro del Mundial y Olga Carmona anotó el gol que le dio a España su primer título mundial. Alexia Putellas, Jennifer Hermoso e Irene Paredes se proclamaron campeonas tras participar en tres copas mundiales consecutivas, por mencionar algunas.


Lo terrible


Ellas, las verdaderas protagonistas del mundial femenil, se vieron apocadas por Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), quien besó sin su consentimiento, a la futbolista Jennifer Hermoso durante la ceremonia de premiación, lo que evidencia la normalización de la violencia sexual, la dominación y el abuso de poder en el fútbol femenil.


Por si esto fuera poco, Rubiales ofreció una disculpa obligada en la que minimizó la agresión y justificó sus acciones.


Y si de declaraciones desafortunadas se trata, ahí está la de Gianni Infantino, presidente de la FIFA, quien invitó a las mujeres a convencer a los hombres de lo que deben y no deben hacer en torno al fútbol femenil. Como si batir récords de asistencia en los estadios y de audiencia televisiva, generar ganancias millonarias, promover la igualdad entre mujeres y hombres no fuera suficiente.


Ante estos dos hechos, queda claro que la deuda histórica que tiene el fútbol con las mujeres sigue vigente. Las luchas emprendidas por otras profesionales del balompié, enfocadas a garantizar el respeto a sus derechos humanos, parecen ser insuficientes porque si esto pasa con los reflectores encima ¿qué no pasará a puertas cerradas? Las mujeres que hacen posible el fútbol profesional merecen un trato digno, salarios justos, igualdad de oportunidades, sentirse seguras.


Vivir una vida libre de violencia es un derecho que se establece en las leyes internacionales, por tanto debe cumplirse a fin de que nada impida a las mujeres cumplir sus sueños de llegar a lo más alto de este hermoso deporte



コメント


franja alcanta im.jpg
bottom of page