• La Rata

Un sueño compartido.

Actualizado: ene 20



Por: Xochiquetzal Rangel.


Donny Limber de Atocha Brito May es un poeta maya que, a través de su trabajo, busca la preservación de la cultura y lengua maya, para que esta prevalezca y no se deje morir. Ya que de acuerdo con el Atlas de las lenguas del mundo en peligro de la Unesco, cerca de 20 lenguas indigenas, originarias de México, se encuentran en riesgo de desaparecer.


Nacido en 1973 en Sihó, Yucatán; Donny se ha dedicado a la creación de obras poéticas traducidas del maya al español, y con las cuales ha obtenido diferentes reconocimientos tanto a nivel nacional como internacional.


Entre estos se encuentra el Premio Internacional de Posía del mundo maya Waldermar Noh Tzec, el cúal recibio en 2015 por el poemario "El Corazón de Junab Kúj, en el recuerdo de mi infancia" y el Premio Nacional de Literatura Indígena Waldermar Noh Tzec en 2008. Sin embargo, todo este trabajo no podría haberlo hecho. Siempre contó con el apoyo de su esposa, quién transito junto con él este largo camino.


Patricia, su esposa, es una mujer de baja estatura, de temperamento firme y aguerrida; quien en entrevista para La Alcantarilla, aseguró que dejó de lado sus planes personales para así poder apoyar los de su esposo. Ya que, son un equipo y como tal decidieron que así fuera.


Del mismo modo que Patricia, quien eligio anteponer los sueños de su pareja a los de ella, en 2018, 285 mil 716 mujeres dejaron sus trabajos, conforme a las cifras del primer trimestre de la Encuestra Nacional de Ocupación y Empleo. De acuerdo a lo dicho por Patricia, ella tomo está decisión para poder cuidar a sus hijos y ser el apoyo en la casa, para que su esposo pudiera estudiar y perfeccionar la lengua maya a través de poemas.


Donny Limber y Patricia tuvieron su primer encuentro en la carrera de artes plásticas. Ella recién había entrado y él iba en el tercer semestre "nos conocimos a escondidas de los maestros, porque no querían que los estudiantes se levarán de novios, porque se distraen". Hasta ahora llevan 19 años de casados.


Patricia contó que al salir de estudiar ambos se dedicaron a trabajar en distintas escuelas, hasta que nació su primer hijo y tomo la decisión de dedicarse a cuidarlo, debido a que su primogénito había nacido con pie plano. Después, al nacer su segunda hija, se mudaron a vivir de Campeche a José María Morelos, municipio de Quintana Roo, para que su esposo pudiera estudiar la maestría en lengua maya.


Mencionó que lo que a ella le gusta es la danza, aunque también las artes plásticas. Ella y Donny han vivido en diferentes estados de la península como Mérida, Campeche y Quintana Roo, y durante este tiempo, en las plazas de maestro que tuvo siempre se dedico al arte. Aunque desde sus 25 años, que fue cuando contrajo matrimonio, ha sido pilar de su familia.

¿Cómo se decidió que él continuará estudiando?


Patricia explicó que fue algo de mutuo acuerdo, que ambos decidieron que él debía continuar sus estudios, ya que aunque Donny es maya hablante de nacimiento, la escritura es distinta y para poder perfeccionar la escritura, era importante entrar a estudiarla.


“La parte escrita y lo hablado es distinto, la lengua maya hablada es fácil, la escrita no tanto… no es lo mismo, la escritura tiene sus reglas, su gramática. Por eso le dije a él, estudia, pero pues es un esfuerzo porque sacrificas muchas cosas. Yo le digo a él que no importa, en el futuro vamos a ver los frutos, entonces pues la verdad hemos logrado, como le digo en su apoyo a él , en sus estudios, así como a mis hijos también yo los apoyo, le digo a él, demasiado hemos hecho con los logros que ha obtenido”, explicó con orgullo.


¿Ha sido difícil el camino?


Sí, fue mucho sacrificio, porque nosotros abandonamos muchas cosas, él tenía su plaza en Campeche de maestro… en la Escuela Basto Lara de Campeche, Campeche. Yo estuve en Ciudad del Carmen, y luego en Campeche, Campeche. Así que automáticamente tres trabajos los dejamos para venir aquí (a José María Morelos), para que él siga estudiando… así que bastante sacrificio.


Antes de terminar la entrevista sobre la forma en la que han caminado juntos por el trabajo de su esposo y la importancia del rescate de la lengua que hace con el mismo, indicó sentirse orgullosa de lo que han lograo juntos, así como los reconocimientos que le han dado a Donny.


“Si me pregunta que si estoy orgullosa de mi esposo o que si estoy feliz, le digo que sí porque la verdad no cualquiera mantiene sus estudios, porque él desde joven mantuvo sus estudios, no se lo pago su papá ni su mamá, él puro trabajar hizo, desde que salió de la prepa él mantuvo sus estudios y ha logrado bastante, porque dos premios no son poco”.


A continuación un video que muestra un poco el trabajo que realiza el poeta Donny Limber:

*Video cortesía del Canal Universitario Tvuimqroo.

franja alcanta im.jpg