• La Rata

Caminito corto a la escuela.

Actualizado: ene 20


Por: Norma Martínez Cruz.


Se reporta una amplia movilización de unos 30 millones de estudiantes en las inmediaciones de sus casas.


Algunos han tropezado con chanclas, zapatos y calcetines. Otros tienen que tomar el papel de mamá y papá, siendo hermanos, y despertar a los más pequeños. Unos más ya se golpearon la rodilla con la esquina de la cama en el cruce con la mesa. Mamás tratan de guardar la calma sin gritar alentando a sus hijos a desayunar temprano.


El cereal con plátano y trocitos de fresa como la foto de la caja del gallo, sólo porque es el primer día, está listo y hasta se ha empezado a "aguachinar".


Al mismo tiempo se da a conocer que las chicas del cable no se dan abasto en las 160 líneas telefónicas saturadas por niñas, niños y jóvenes.


“No me quiero levantar a ver la tele mami, me la pasé viéndola todas las vacaciones”, contó doña Sofía lo que dijo su hija, además del trabajo que le costó que Mariana se quitara las cobijas, antes de ir al frente de la pantalla.


Así como que primero tuvo que quitarle la colcha de los pies para que sintiera frió y se animara a pararse, y después de unos 10 minutos al no lograrlo la descobijó por completo. Mariana estalló en llanto y ahora el segundo trabajo iba a ser calmarla.


“No te quiero con los ojos todos rojos en tu primer día”, sentenció la madre.

-No puedo evitar pensar que de todos modos nadie podrá verla, pues con lo único que se va a encontrar es con un cristal.


Otros se levantaron bien tempranito porque había que abrir el puesto en el mercado y ya les esperaba una mesa blanca que utilizarán como escritorio en varias semanas o meses.


En mi paseo por las calles, estas lucen vacías. No escuchas ruidos. En otros años el vendedor de lápices Mirado ya estaría haciendo hasta ofertas de 3 por diez pesos. La señora de las tortas ya habría vendido unas cuantas y dependiendo del precio le hubiera puesto más o menos aguacate y jitomate, y hasta poquito más de mayonesa. Ni el señor de la manzanas venderá esta semana.


Don Ricardo dice que ahora si ya entraron todos los niños a la escuela y “hasta las madres porque no hay nadie, nadie en la calle”.


Ya pasaron unas horas y Amelia preguntó a su madre cuándo irán a la escuela porque la pantalla es aburrida.


“Me levanté bien temprano, me dejaron hacer un dibujo de mi misma”.

Luna de 4 años tuvo clase de inglés, no quiso ponerse el uniforme y tampoco dejó que el cepillo pasara entre sus delgadísimos cabellos. Tuvieron que colocarle un disfraz de zombie. No quiere hacer la tarea. Además, de una hora y media que tomó sólo unos 40 minutos prestó atención. Por ser lunes su mamá estuvo con ella, pero a partir de mañana tendrá que ingeniárselas con quién dejarla desde la mañana hasta las cuatro de la tarde.


No son las mismas oportunidades


Gris, Israel, Iveth y Maricela en un pueblo al interior de la República no tomaron clases por televisión. Citaron a los padres para informarles cómo será la realidad modificada y cómo les harán llegar su derecho a la educación, que hasta ahora, no de conexión.


En twitter el partido PRI propone al Gobierno Federal una alianza para disponer de unos 300 espacios a los que llamarán “espacios seguros” y los niños de escasos recursos tomen sus clases. Dicen que absorberán gastos de internet y luz –estando en el poder nunca pudieron cerrar lo más posible la brecha digital-.


“Me compro un paquete de 50 pesos con datos, me meto a Whats y envío todas mis tareas” –debería esa empresa pensar en modificar algunas cosas pues el enviar archivos, mandar imágenes y audios implica un costo mayor que absorbe rápidamente los datos y que para muchos en comunidades indígenas se vuelve un costo alto.


La educación no es gratuita y ahora será más cara. Comprar una televisión. Pero también una computadora con suficiente ram para que no sea lenta. Además una impresora con escáner. Y si no una computadora un celular de mediana gama que permita alojar lo que un estudiante necesita –de entrada y básico un correo electrónico. ¡Y claro, también acceso a la Internet!


En tanto, a nivel mundial la plataforma Zoom falló como tecnología que es.


Los cuartos de dormir y ocio, las salas de descanso que antes fueron eso, hoy son escritorios y salones de clases modificados, algunos con más o menos espacio. En algunas casas los roperos o los refrigeradores son el escenario sobre el cual está la tele y desde donde se da la función.


Y yo no puedo evitar pensar en Virginia Woolf y su “Un cuarto propio”.

175 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
franja alcanta im.jpg