Se titula el primer enfermero de la UASLP con discapacidad adquirida


Imagen tomada por la UASLP

Por: Guadalupe Gallegos


Gabriel Brondo Cano se tituló como licenciado en Enfermería y Nutrición por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) el pasado 16 de octubre. Aunque su historia podría ser como la de cualquier otro graduado, se destaca por ser el primer egresado de la Facultad de Enfermería y Nutrición con una discapacidad motora adqurida.


Fue hace tres años cuando Gabriel sufrió un accidente automovilístico que lesionó su columna y provocó que perdiera la capacidad motora de sus extremidades inferiores.


“Mucha gente puede pensar que con una discapacidad se cierran las puertas, que no se puede seguir adelante, pero definitivamente los límites los ponemos nosotros”, narró.


Gracias al apoyo de su familia, decidió continuar con sus estudios de Enfermería y contó con la ayuda de la Facultad, pues sus profesores lo visitaron en el hospital para que no se retrasara en sus estudios y durante el tiempo de exámenes.


“Una vez que salí del hospital, tuve todo el apoyo para regresar, al proporcionarme el acceso al estacionamiento, así como a un salón en planta baja”.


A pesar de que en ese entonces las instalaciones de la Facultad no estaban preparadas para recibir a personas con alguna discapacidad, poco a poco se logró cambiar los accesos.


“Se mejoraron las instalaciones para poder adaptarlas con rampas, baños con acceso para personas con discapacidad, entre otras”.


Para Gabriel, su discapacidad no impide que se desempeñe y cumpla con las funciones propias de la enfermería.


“Aunque existan algunas situaciones en las que se puede pedir ayuda a una compañera o compañero, como es el caso de colocar alguna solución médica en el tripie, pero la habilidad manual sigue”.


Sus prácticas profesionales las realizó en el Hospital del Niño y la Mujer, el Hospital Central, así como en algunas áreas de primer nivel como la Unidad de Cuidados Integrales e Investigación en Salud (UCIIS) de la Facultad de Enfermería.


Gabriel es un ejemplo de superación, pero para él también es importante mandar una mensaje a los pacientes de que una persona con discapacidad puede apoyar a cualquier enfermo, “y que todas las personas tienen la disponibilidad de poder hacer lo que les gusta, sin ningún impedimento”.

franja alcanta im.jpg