¿Quieres viajar?... Lee un libro


Por: Joce Benites


El ser humano por naturaleza busca incansablemente la felicidad, pero sin ocuparse de saber en qué consiste nuestra propia felicidad y actúa en busca de la misma.

Desafortunadamente confunden a esta con algunos placeres que los lleva a gastar su vida y salud, uno de ellos, quizá el más común, es el consumo de drogas.


Pero sin entrar en más detalles, me agradaría compartir que si bien todos anhelamos estar y ser felices, hay actividades numerosas que nos llevan a sentirnos plenos, una de ellas, es la lectura que, sin perjudicar nuestra salud y economía, nos lleva a “viajarnos” y de manera sobria.


Son muy alarmantes las cifras de violencia, inseguridad y padecimientos en general, causados por el consumo de sustancias nocivas, que produce miedo el solo hecho de mencionarlo.


Una de las tantas bondades de la lectura es que, además de distraer la mente, convierte a la persona en un ser más culto y agradable de convivir con él, pues no tan fácil te aburres de estar con él o por lo menos se puede entrar en debate con el mismo.


Según la comunidad baratz.com “La lectura es clave en el desarrollo educacional, personal y emocional de las personas. Además también es clave para la felicidad y el éxito personal”.


Una vez que se aprende y se adquiere el hábito de la lectura las personas empiezan a desarrollar una serie de beneficios, como:

  1. La compresión de textos, mejora la gramática, el vocabulario y la escritura de las personas.

  2. Ayuda a aumentar la curiosidad y el conocimiento.

  3. Estimula el razonamiento y la capacidad memorística de las personas.

  4. Aporta la capacidad del pensamiento crítico y la confianza a la hora de hablar.

  5. Es un pasatiempo y muy buena vía contra el aburrimiento.

En fin… los beneficios son numerosos, pero además si estamos en una situación difícil o en una fila de espera, la lectura es siempre buena compañía. Y ahora con los beneficios que nos ofrecen los aparatos modernos y móviles como los teléfonos celulares, se puede leer un buen libro e incluso un artículo, haciendo el tiempo de espera, aburrimiento o de dificultad, menos denso y sobretodo, provechoso.


Como sugerencia no desaprovechemos nuestro tiempo e inculquemos a los más pequeños el hábito de la lectura, es la herencia más duradera que podemos hacerles.


No olvidemos, además, que:

“Los libros son el avión, el tren, el camino. Son el destino y el viaje. Son el hogar”. Anna Quindlen.

franja alcanta im.jpg