• La Rata

"Machete al Machote", exposición que visibiliza la violencia de género.

Actualizado: ene 20


Fotografía tomada por: Xochiquetzal Rangel

Por: Xochiquetzal Rangel y Leticia Vaca.


“La sociedad sigue sin hacer conciencia, los micro machismos nos están generando esto, por ejemplo hay personas que me imagino ven las notas y dicen ¡uy qué gacho! Pero al menos no es mi hija, no soy yo, hasta que le pasa  las persona dicen sí quemaría todo, sí rompería todo, sí me uniría a las marchas feministas". Lamentó Sahiye Cruz Villegas, autora de la exposición "Machete al Machote". 


Machete al Machote, es una exposición que surgió de la lucha por combatir la violencia que viven las  mujeres potosinos, en entrevista para La Alcantarilla, Sahiye, relató que el título surge como una metáfora de destruir esa ideología  machista que "venimos cargando de hace muchos años"


Desde el 2017 la familia Villegas, integrada por tres mujeres auto denominadas "feministas independientes", comenzaron a recabar información de diarios impresos de San Luis Potosí en los que se documentaron probables feminicidios; notas periodísticas que después serían usadas a través de diversas técnicas artísticas con las que se busca concientizar a la sociedad potosina  sobre la violencia contra la mujer. 


En los pasillos de la galería donde se exhibe desde el pasado 09 de noviembre esta obra, se pueden apreciar como fueron recreadas algunas escenas donde se encontraron cadáveres de mujeres; fotografías que exhiben como se ha condicionado a la mujer a seguir estereotipos sobre la menstruación, además se exponen rostros de mujeres que se encuentran reportadas como desaparecidas, entre ellas, la niña Zoé Zuleica, desaparecida desde diciembre de 2015. 


Con "Machete al Machote", se busca combatir la violencia de género que llega a convertirse en feminicidios, ya que en el estado de San Luis Potosí, hasta la redacción de esta nota , la Fiscalía General del Estado reportó un total de 43 muertes violentas de mujeres, de las cuales  23 han sido clasificadas como feminicidios y 20 como homicidios dolosos. 


Cifras que Sahiye Cruz Villegas, autora de la exposición, junto a su madre María Villegas, productora de la obra y su hermana Cristina Villegas, buscan combatir, por ello,  decidieron alzar la voz por las mujeres que han sido víctimas.


La autora, explicó que el objetivo de la obra, aunque podría ser considerado utópico, busca erradicar la violencia contra las mujeres cuya expresión máxima es el feminicidio, "hacer conciencia sobre las violencias que se ejercen contra las mujeres y poder visibilizar la problemática que se viene consumando desde hace varios años". 


En la entrada de la galería fue colocado un libro de registro, para que los asistentes dejen su opinión, al respecto Sahiye platicó: 


A- ¿Qué piensas con los comentarios de la obra y la consumación de la misma?


S- Felicidad porque sí  se está entendiendo, es un tema muy lamentable que por más que hagamos obras de arte creo que es imposible  detener todo lo que está pasando, me refiero a los feminicidios, las agresiones hacia la mujer. Fíjate que siempre que hago obras digo, sí, estoy feliz, porque digo ya acabé la obra, ya está expuesta , pero hay algo en mí que dice ¿y luego? Ya acabé, pero cómo vas a terminar con el problema, entonces ahí tal vez la invitación sería marchar porque  es lo que yo veo para poder hacer más visible este problema.


El proceso


Cristina Villegas, explicó que en el trabajo que realizó junto con su familia por más de dos años, se refleja el resultado de colaboración de mujeres que querían visibilizar que las mujeres "no somos nada más un medio de inspiración, ni  que somos asistentes, si no que estamos creando y estamos creando cosas importantes, que estamos reflejando algo que nos preocupa y que es nuestra seguridad, nuestras vidas. Trasladar en el arte, que es doloroso y es difícil, nuestras inquietudes como mujeres y como mujeres feministas”.


Entre las dificultades, indicó Cristina, se encuentra la parte emocional tanto de las  creadoras, como de los espectadores, por las emociones o experiencias que pudieran sentir; en su caso el desprendimiento de recuerdos, porque "denunciar nunca es fácil". 


“Soy yo  quien sufrí una serie de agresiones muy fuertes por parte de varios hombres desde niña,  desde los cuatro años y el sistema penal nunca me ha respaldado, las únicas que me han respaldado son mi familia, ahora el feminismo y  el ejercicio de hacer esta exposición fue, no sé si llamarlo un desahogo, una forma de poder descargar la ira, y tenemos derecho a sentirla las mujeres, aunque histórica y socialmente nos digan que no, porque estamos siendo  violentadas y no tenemos muchos medios que podamos usar para que esto deje de pasar (...) porque siempre dejan libre al feminicida, al violador y yo lo digo por experiencia”.

Como bienvenida se puede leer en la entrada de la galería, un llamado que se interrumpe con la advertencia de que las imágenes al interior de la exposición pueden ser sensible para algunas personas.


Una sensibilidad que ha perdido la sociedad con cada feminicidio o agresión contra las mujeres, que pasa desapercibido, como si fuera una estadística más, común del día a día,  tal como lo refleja Sahiye con la serie de videos que integra la intervención denominada “Cuerpos que importan”, en el que actores pasan sobre la simulación de un cadáver tapado con sábana blanca, ignorando el hecho, la muerte de una mujer.


Composición 


La exposición está integrada de diversas intervenciones que se realizaron junto a mujeres, feministas, artistas plásticos para la elaboración de piñatas e ilustraciones para recordar a algunas de las mujeres potosinas desaparecidas. 


La primera de ellas es una mampara en la que  las mujeres que visitan la exposición puedan expresarse libremente, que da pie a “Cuerpos que importan” en el que a además de los videos, se integra de fotografías sobrepuestas a diferentes páginas de periódicos de los días en los que ocurrió un feminicidio en San Luis Potosí, imágenes que simulan cuerpos de mujeres encontrados. 



El espacio “Tu familia está en la lucha” muestra cinco ilustraciones de mujeres y niñas que desaparecieron en el estado,  sobrepuestas en las fotografías retomadas de google maps, del lugar en donde fueron vistas por última vez.




Finalmente una sala que expone a través de piñatas a acosadores expuestos de manera pública en la denuncia Me Too que se realizó a través de redes sociales y también a las instituciones académicas; con la idea de simular una quema de judas para reivindicar a las víctimas de los acusados. 




Además de dos series fotográficas, una llamada “Flor a tristán” en la que se representa a mujeres hegemónicas en comparación de mujeres feministas, que son rechazadas por no cumplir con los estereotipos de belleza o comportamiento de una mujer.


Y la serie fotográfica  “Sangre sin Violencia” que realizaron mujeres feministas, con fotografías tomadas por ellas mismas de su menstruación, para dignificar los temas tabú o silenciados y visibilizar la normalidad que representa.




"Machete al Machote", nombre retomado de las consignas de marchas feministas, es parte del Festival de Fotografía de México, FotoMéxico, festival que recopila temas sobre mujeres y que autorizó esta exposición. La obra se expondrá Casa de Arte hasta el 8 de diciembre, ya que antes de que termine 2019 se presentará en Nueva York.

franja alcanta im.jpg