top of page

El avance de los derechos humanos de las mujeres; luchas históricas en las que debemos persistir


Por: Marite Hernández Correa


Los derechos de las mujeres son históricos, las mujeres hemos luchado incansablemente por nuestros derechos, pues los logros que se han establecido en las Cartas de derechos, en las leyes secundarias, han sido logros colectivos.


La sociedad es cambiante en sus necesidades sociales, políticas, económicas y culturales, ello implica que las exigencias de las mujeres frente al Estado, sean cada vez más lúdicas, empáticas, organizadas y pertinentes para contribuir al impulso del  cambio social. 


Sabemos que  hay  resultados,  sin embargo, estamos conscientes que las luchas y reivindicaciones de los derechos de las mujeres deben seguir, como dicen nuestras compañeras feministas,  “hasta que la dignidad se haga costumbre”. 


En esta contribución abordaré la  importancia que tiene  hacer consciente  en nuestras  memoria, los derechos de las mujeres, pues siguen siendo pendientes, y luchas que no hay que olvidar, pues buscamos mejores estadios de vida que nos permitan cristalizar nuestras libertades, anhelos y nuestro derecho de vivir una vida libre de violencias en todos los aspectos de nuestras vidas.


Un de nuestras grandes  referentes de las mujeres  mexicanas,   e inclusive de manera universal, es Sor Juana Inés de la Cruz, escritora, filosofa y monja que vivió durante el siglo XVII, abogó porque las mujeres tuviésemos acceso al conocimiento, a la educación, y por supuesto que su experiencia de vida, tiene que ver con la lucha de los derechos de las mujeres.


Aunque en esos momentos no fuese reivindicada de esa manera, pero es parte de nuestros legado, habría que traer a la memoria su famosa obra “Respuesta a Sor Filotea de la Cruz”,  en esta carta Sor Juana, defendió vehemente su derecho a estudiar y  dedicarse a las actividades intelectuales, destacando la educación de las mujeres y de su autonomía. Para sus tiempos desafiando el orden social, más patriarcal y machista hacia las mujeres, que seguimos padeciendo hoy en día.


Criticó arduamente en sus poemas y ensayos las limitaciones que padecían las mujeres de la época, que eran  relegadas al ámbito doméstico. Por tanto, para las feministas de hoy, Sor Juana representa un icono para la historia de los derechos de las mujeres.


Otro de los referentes de la  lucha de los derechos de las mujeres, a nivel mundial  es Olympe de Gouges, con el documento que ella redacta, haciendo una afrenta a la Declaración de los derechos del hombre y del Ciudadano, incluyendo  y visibilizando a las mujeres en su contenido y redacción, reclamando de manera férrea un trato igualitario de la mujer con respecto al hombre, en todos los ámbitos de la vida, pública y privada,  el documento es la Declaración de los derechos de  la Mujer y de la Ciudadana, en 1791, durante la Revolución Francesa, su historia representa uno de los referentes más fuertes en nuestras lecturas y memoria, pues por la acción en esos momentos de Olympe, fue guillotinada en 1793.


En México, la lucha por el derecho al voto estuvo restringido a un número de personas. Al establecerse la Primera República, en 1824, y prácticamente hasta el siglo XX, el derecho al voto seguía estando condicionado por factores como la Propiedad y la educación. Ya con más ímpetu en México, en la época de la Revolución, de 1910 a  1920, y con la Promulgación de la Constitución del 17,  pero no fue hasta 1953, cuando se reforma el Art. 34 constitucional para reconocer el derecho al voto de las mujeres en elecciones federales y locales.


Este fue un paso crucial hacia la igualdad de género en la participación política. Donde participaron mujeres para hacer posible dichos avances constitucionales. 


El movimiento sufragista tiene la relevancia en nuestros referentes de luchas, a nivel mundial y a nivel estados nación. Este fue un proceso largo y complejo, que no sólo abarco el derecho al voto, sino la lucha de derechos civiles, políticos, económicos, sociales, así como indistintas manifestaciones de movimientos independentistas y de liberación nacional,  la lucha en contra de la discriminación y el racismo.


Así, los movimientos sociales, van dejando el legado de lucha y resistencias no sólo el movimiento sufragista, sino las denominadas olas del feminismo, derechos reproductivos y sexuales,  la legalización del aborto, la lucha por los derechos laborales que sigue siendo una de las luchas vigentes y deudas históricas, pues la precarización del trabajo sigue siendo uno de los retos que no pierde vigencias,  por los cuales con ánimo y valentía tenemos que persistir en el reconocimiento de los derechos de las mujeres y de las niñas.


Es importante señalar que la lucha por los derechos de las mujeres es continua, evoluciona y se transforma, es inagotable, pues los retos implican nuevos desafíos y poder enfrentar las desigualdades persistentes.


Sigamos tomando conciencia,  con amor y humildad reconocer a nuestras ancestras y las luchas de sus tiempos, para poder comprender nuestro Aquí y Ahora  y seguir en la búsqueda plena de la igualdad de género. Puesto que los enormes pendientes nos dan en la cara todos los días, y uno de ellos es el tema de la violencia feminicida, donde el Estado y sus instituciones no brindan justicia ni condiciones propicias para buscar caminos de paz, reconciliación y la eliminación de estas violencias atroces contra las mujeres.




Comments


franja alcanta im.jpg
bottom of page