El 8M no se celebra, se conmemora y se lucha


Por: Regina Arellano


Cada 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer; un día para recordar la lucha que por años han llevado las mujeres en la búsqueda del reconocimiento de sus derechos e igualdad.


Un día para recordar que en los 365 días del año, en México se registran 10 feminicidios cada 24 horas. 


El 8M no se celebra, se recuerda que vivimos en un país donde se vulneran los derechos y dignidad  de las mujeres por el hecho de ser mujeres. 


No se celebra porque su intención nunca fue el celebrar a las mujeres por ser el “regalo más divino de Dios”, sino el de conmemorar su lucha, su protesta y la búsqueda de la abolición a la subordinación.  


Originalmente, la fecha era denominada como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Fue propuesto por Clara Zetkin en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague en 1910. 


Sin embargo, fue hasta 1975 que se declaró el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer por las Naciones Unidas (ONU), debido a las protestas de mujeres trabajadoras en Nueva York por mejorar de condiciones laborales.


Esto sucedió el 8 de marzo de 1857, lo que dio pie a más manifestaciones de mujeres por sus derechos, como el voto y la igualdad de derechos del hombre. 


Los movimientos feministas en la actualidad buscan reivindicar este día en memoria de las mujeres que protestaron y lucharon por nuestros derechos. 


Hoy es un día para alzar la voz, para marchar, para recordar que la protesta es aún necesaria, que no contamos aún con equidad, ni con la totalidad de derechos que nos corresponden por ser humanas. 


Seguimos sufriendo acoso y violencia sólo por ser mujeres. Sigue la brecha laboral, la prohibición de la libre decisión de la maternidad, la misoginia y el machismo. 


Hoy es un día de reflexión, de visibilizar las problemáticas, de un llamado de atención a la comunidad, al país porque la lucha sigue. Hoy no se celebra, se conmemora y se lucha. 

franja alcanta im.jpg