top of page
  • Foto del escritorLa Rata

Cabuches, Manjares del Desierto


Foto: Pinterest


Por: Joce Benites


El Altiplano potosino, conocido por estar rodeado de cerros áridos que a su vez están habitados por mezquites, yucas y cactáceas como el tan conocido peyote, también ofrece entre sus matorrales y tierra seca, una flor que se adapta a la extrema sequía y florece entre sus muertas y protegidas biznagas rojas.

Esta flor se llama “Cabuche”, surge sin ningún cuidado humano, es comestible y los pobladores de distintas zonas la recolectan durante marzo, abril y todavía aunque ya menos, en mayo.

Cabe recordar que el altiplano potosino atraviesa el trópico de cáncer, una latitud en la cual normalmente no se encuentran tierras fértiles para el cultivo, pero gracias a las bondades de la naturaleza se aprovechan todos los elementos disponibles, como lo es este capullo culinario al que también se le conoce como “los pollitos del desierto”.


Los cabuches son consumidos para reemplazar la carne durante la temporada de Cuaresma, se pueden guisar con ajo, cebolla y sal, también se acompañan de otros alimentos como las papitas de monte y nopalitos.


Los puñados de cabuches crecen resguardados entre las espinas rojas que están en la parte alta de las biznagas, plantas que deben su nombre al color sangriento de sus espinas.


Este alimento tiene un alto contenido en fibra y si no se utilizan para un guiso del día, pueden conservarse en escabeche y ser usadas en posteriores ensaladas. Algunos pueblos, como Real de Catorce ofrecen las conservas en frascos listos para su venta.


Ahora ya lo sabe amable lector, no desprecie lo que la naturaleza nos ofrece, consuma lo que nuestro estado produce, cuide su salud y alimentación, enseñe a los pequeños a seleccionar y saborear los alimentos ricos en fibra, ya que estará cuidando de su salud en un futuro.


Pero sobre todo valore, el trabajo de los cosechadores de cabuche, “no regatee” pues es una labor ardua y no es sencillo encontrar estos brotes, se requiere paciencia y caminar entre cerros varias horas bajo los intensos rayos del sol.


Como recomendación adicional, cuando visite el altiplano potosino no puede dejar de consumir los dulces típicos de la temporada como lo son las charamuscas y otros caramelos propios de la región en sus diferentes variedades que se ofrecen en cada municipio.


Además puede disfrutar de las distintas actividades culturales, artísticas y deportivas que cada municipio ofrece.


No hay pretexto para quedarse en casa, salga y reviva las tradiciones de la semana mayor.

0 comentarios

Comments


franja alcanta im.jpg
bottom of page