"Si no despertaba solucionaría muchas cosas"; Gloria vivió con depresión más de una década



Por: Leticia Vaca

"La palabra que más la describe (...) es la desesperanza, no ves cómo vas a salir de eso, no entiendes cómo (...) yo nunca pensé en el suicidio pero sí tenía la idea de no despertar, si no despertaba solucionaría muchas cosas…". 

En el marco del Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión", Gloria compartió para La Alcantarilla, cómo fue darse cuenta que convivía con esta enfermedad, cómo logró salir adelante y la perspectiva que tiene ahora de la vida. 

Gloria Galván contó que desde hace años padece ansiedad, que como consecuencia podría haber desencadenado la depresión que vivió durante casi 15 años.

"Ahora que lo pienso y lo analizo, yo creo que yo duré deprimida desde casi los 20 años en adelante y ahorita tengo 38 años". 

Aunque presentó varios síntomas, no se daba cuenta que estaba deprimida; la tristeza que no desaparecía, el cansancio y el sueño excesivo los asoció a problemas hormonales.

"Fui al médico a hacerme chequeo y me manda a hacerme estudios, pensando que podría ser algo de Tiroides por los síntomas que presentaba. Terminando los los estudios  vemos que todo estaba bien;  me empiezan a hacer preguntas y me dice la doctora, ¿sabes qué, es depresión?. No es un diagnóstico que quieres escuchar, pero al menos encontraron que era". 

El primer miedo que enfrentó Gloria fue el temor de no poder dejar el medicamento que le indicaron para tratar la depresión, el cual le causaba efectos secundarios.

"Me daba mucho sueño y de por sí no podía levantarme, me quitaba el hambre, me daba mucho asco, como que físicamente me sentía peor,  yo lo que recuerdo mucho es que no quería estar despierta…. Yo nunca pensé en el suicidio pero sí tenía la idea de no despertar, si no despertaba solucionaría muchas cosas". 

A pesar de contar con el apoyo de su familia y amigos, recuerda que no lograba ver el final de lo que enfrentaba. 

"No es solo tristeza, son muchas cosas, no ves la luz al final del camino, porque sabes que tienes todo, pero no era suficiente, yo veía a mis sobrinos, que los adoró y me dolía verlos, yo no podía, no ves claro,  no ves para qué mejorar" y agrega "no alcanzas a ver que si se puede salir, es muy raro porque en un nivel de conciencia sí entiendes que tienes todo y que vale la pena,  pero en otro nivel no, no es suficiente". 

Hace aproximadamente tres años Gloria logró salir de la depresión, y reconoce que ahora es una persona diferente, que sugiere no rendirse a quienes pudieran pasar una situación similar a la que ella vivió. 

"Tenemos muy estigmatizado todo lo de la salud mental, y no tiene por qué  ser así. Todos tenemos períodos bajos, y si ya detectaron, busquen ayuda. Los medicamentos no son malos, la terapia psicológica te ayuda a reconocer muchas cosas que a veces no hemos visto. Que luchen por ellos, valemos la pena, vale la pena vivir". 

LA DEPRESIÓN NO ES COSA DE ADULTOS

El investigador Sergio Galán Cuevas, de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP)  refiere que "hasta hace muy poco se consideraba que (la depresión) era un problema de los adultos y de los adultos mayores, hoy en día podemos observar que los niños de primaria, los adolescentes también presentan problemas de carácter depresivo,  entonces, se presenta prácticamente en todos las etapas de la vida". 

Además de ser considerada como la segunda pandemia en la historia de la humanidad, después de los problemas relacionados con infartos y problemas cardíacos. 

Entre los síntomas, pensando en un entorno fuera de la pandemia, advierte, podrían encontrarse el aislamiento, la poca o nula capacidad de interactuar con otras personas, disminución o incremento en su forma de alimentación, tener problemas relacionados con  el sueño por exceso o por deficiencia, disminución de la efectividad del sistema inmunológico que como consecuencia atrae más enfermedades o inclusive querer  quitarse la vida.

El investigador, explica que puede haber múltiples situaciones, que lleven a una persona a sufrir depresión "podrían ser condiciones sociales (...) obviamente no tienen las mismas consecuencias en un jovencito que en un adulto o en un adulto mayor, las formas de enfrentamiento a esta situación es muy diferente entre un grupo poblacional y otro"

Advierte además que cuando una persona enfrenta depresión "no podemos pensar que solo recomendando que sonría o que le eche ganas va a resolver un problema, habrá algunas personas que sí lo puedan hacer, pero habrá otras que no es suficiente con que le digamos que le eche ganas a la resolución de sus problemas (...) no puede haber recetas para todos, tendríamos que ver que algunas personas tienen problema muy serios para poder sobrevivir a esta condición y como consecuencia de ello,  tenemos que dar tratamientos específicos". 

DEPRESIÓN Y PANDEMIA

Con la contingencia sanitaria que obligó a la población a quedarse en casa, indica el especialista, se tuvo que implementar un cambio "de muchas estrategias, hemos tenido que empezar a trabajar de manera virtual o en modalidad a distancia para lograr esos cometidos esto tiene factores positivos y negativos. Pensemos en los positivos: podemos dar atención a mayor cantidad de personas, abrir grupos, colaborar con instituciones que traten de contener esta problemática y lo podemos hacer trabajando individualmente o con grupos". 

Por último, alerta que en la familia, es la que en primera instancia puede detectar cuando alguien presenta una situación complicada o manifiesta signos de depresión.

"Lo  que yo estaría surgiendo, que invitemos a todos los miembros de la familia a realizar distintas actividades conjuntas, ahora, cuando uno de los miembros de la familia no está en posibilidades entonces tenemos que abrir opciones y éstas serían que se atiendan de manera apropiada con personas capacitadas". 

Imagen de Małgorzata Tomczak en Pixabay


franja alcanta im.jpg