Los contrastes del primer día de vacunación a mayores de 30 años en SLP

Una espera sin mayor explicación, en contraparte con una atención eficiente y ágil.



Por: Samuel Estrada.


Este lunes dio inicio la campaña de vacunación contra Covid-19 en la zona metropolitana de la ciudad de San Luis Potosí- Soledad de Graciano Sánchez para el grupo de edad de 30 años y más, lo cual desde que se supo la noticia fue un alivio para muchas personas incluyéndome, toda vez que hace apenas unos meses parecía imposible que este mismo año llegaran si quiera las vacunas suficientes como para ser beneficiario durante este 2021.


De acuerdo con mi apellido me tocaba vacunarme hasta el próximo viernes 23 de julio, de hecho imprimí mi hoja de registro desde mediados del mes pasado, sin embargo por motivos de trabajo acudí esta mañana al Centro de Convenciones de San Luis Potosí y me percaté que estaban vacunando ahí también (al menos eso pensé), ya que estaba la duda puesto que en la información que proporcionó la Secretaría de Salud Estatal no se incluyó a este centro de vacunación, pero en una imagen que compartió el delegado de la Secretaría del Bienestar si se encontraba contemplada.


Luego de concluir la labor por la cual me hice presente en el sitio y dialogando con un colega, me dijo que si iba en ese momento seguramente me vacunarían puesto que no había mucha gente y la intención del Gobierno de México es la de vacunar al mayor número de personas posible y aunque no fuera el día que me tocara ni trajera la hoja de registro impresa era probable que no hubiese mayor problema, por lo que decidí intentarlo, de fracasar de cualquier forma acudiría el viernes.


En efecto a la hora del acceso no hubo mayor problema, las y los encargados del centro de vacunación que por lo que pude ver son trabajadores del IMSS y algunos estudiantes de medicina en todo momento fueron muy amables, me proporcionaron una hoja de registro para llenarla manualmente y solo me pidieron que tuviera a la mano mi credencial del INE.


Lo que no fue como lo imaginaba era que no estaba centro, en realidad había un buen número de personas ya esperando a ser vacunadas, fácilmente más de un centenar de personas ya estaban sentadas en varias hileras de sillas, que me hubiera gustado que guardaran una sana distancia mayor; posteriormente los encargados me ubicaron y me señalaron donde debía sentarme a esperar.


Me di cuenta desde el inicio que la fila no avanzaba, por lo que pregunté a una de las encargadas que era lo que sucedía, ya eran después de las 10 de la mañana y no habían iniciado, cuando de acuerdo a la convocatoria la vacunación iniciaría en punto de las 9 de la mañana, de manera amable me contestaron que la realidad era que no les había llegado el biológico, probablemente por algún problema de logística, pero que les aseguraron que a más tardar en una media hora o 45 minutos ya estarían llegando las dosis para comenzar con el proceso, mientras tanto cada vez se acumulaban más personas.


Me senté pacientemente, pasaron 10, 20, 30 minutos y seguían sin llegar las vacunas, mientras tanto cada vez más personas se levantaban a preguntar lo mismo y cada vez más molestas y molestos, señalando que como todo mundo tienen trabajos y ocupaciones, pero hicieron un espacio para salir a vacunarse, pero este retraso inesperado les estaba afectando, por lo que primero unos cuantos y luego cada vez más personas se levantaron y se fueron molestas, señalando entre otras cosas “no tenemos su tiempo, nosotros si trabajamos”, tanto así que las filas y los lugares se tuvieron que recorrer para llenar los espacios vacíos.


Yo comenzaba ya a desesperarme también y pensar en mejor irme y vacunarme otro día con más suerte y mejor logística; cuando se cumplió la hora de estar sentado y sin que llegaran las vacunas para siquiera iniciar por lo que la frustración se apoderó de mí, no solo porque no sabía a que hora finalmente llegarían sino porque además tendría que esperar a que llegara mi turno después de un centenar de personas que llegaron antes que llegó, lo cual ya se me hacía un tiempo excesivo.


Sin embargo la gota que derramó el vaso, fue que casi al mismo tiempo otra colega acudió con su familia a vacunarse al centro de vacunación de las instalaciones de la Fenapo, me comentó que el proceso fue muy rápido y sin mayor problema, en menos de 20 minutos se formó, fue vacunada y ya estaba guardando el tiempo que se recomienda esperar en observación en caso de que se presente alguna reacción inesperada.


Esto me hizo levantarme de mi asiento y volver a preguntar a una de las encargadas que era lo que estaba sucediendo y si ya sabían si por lo menos ya estaban en camino las dosis, su respuesta me sorprendió “la realidad es que no ha llegado el biológico, seguramente por un problema de logística, nos dicen que seguramente en media hora o 45 minutos ya estarán llegando”, me repitió lo mismo más de una hora después y es seguramente lo que le decían a todos los que preguntaban.


Incluso le señalé que me comentaron que en el módulo de la Fenapo ya estaban vacunando, ¿Por qué aquí no?, de inmediato me dijo que no era la información que a ellos les habían comunicado, según ella en todos los centros de vacunación estaba pasando lo mismo, por lo que me convenía esperarme para evitar perder mi lugar.


Evidentemente no volví a mi lugar, me dirigí a mi vehículo, manejé hasta las instalaciones de la Fenapo, me formé en la línea para vacunarse sin tener que bajarse del carro, de inmediato me di cuenta que avanzaba bastante rápido, revisaron un par de veces mi hoja de registro y tal como me lo comentaron en menos de 20 minutos ya me habían vacunado de manera amable y eficiente, ya solo me estacioné para esperar el periodo de vigilancia para detectar alguna posible reacción, no me pasó nada, solo recordé que seguiría sentado en el Centro de Convenciones y en lugar de eso, ya estaba por irme a mi casa.

Entradas Recientes

Ver todo
franja alcanta im.jpg