• La Rata

La discriminación en el Pole.

Actualizado: ene 20



Por: Xochiquetzal Rangel.


El dolor se olvida una vez que vences al tubo, o eso parecía reflejar la cara de las 6 mujeres que asistían a la clase de Pole Fitness, en la cual realizaban ejercicios de gimnasia sobre una barra vertical de acero fijado al suelo.


Rocío Castillo, maestra de este deporte desde hace dos años, comenzó a practicarlo por aprender una disciplina que la retara a más y del cual se terminó enamorando después de un año de comenzar a practicarlo por el crecimiento interno que le hizo tener y los miedos que le ayudó a dejar.


“Al principio, es un deporte que se ve fácil, pero sí es difícil. Yo recuerdo que cuando llegué vi a mi maestra como una diosa haciendo todos los ejercicios y cuando quise intentar hacer algo fue así de ¡ahh, decepción! No podía hacer nada, me faltaba fuerza no tenía gracia”, comentó.


Fuerza y control del cuerpo es lo que definiría al Pole. Para lograr realizar alguna de las rutinas en el tubo que incluyen giros, figuras y movimientos mezclados de las disciplinas de danza y gimnasia no solo se requiere fortalecer el abdomen, la espalda, los brazos y las piernas. Sino también la actitud y la disciplina que tenga cada persona.


Sin embargo, aunque es un deporte de alto rendimiento en el que se requiere además destreza, valentía y flexibilidad, en México sigue siendo un tabú su practica, ya que se le relaciona con los bailes que realizan en los Table Dance.


Rocío mencionó que aún se enfrentan a muchos tabúes en la sociedad, “A la gente les dices practico Pole y luego, luego lo asocian a las bailarinas de table dance. Pero no tiene absolutamente nada que ver, nosotras usamos la ropa pequeña porque nuestra piel nos ayuda a agarrarnos del tubo y es por eso que entre más pequeña sea tu ropa más puedes lograr hacer más ejercicios en Pole, pero todavía a la fecha nos enfrentamos mucho a ese tabú”.


Agregó, durante la entrevista, que en ocaciones cuando acude a sus clases en taxi o Uber y le preguntan qué hace, ella les comenta que es maestra de Pole y la ven de forma extraña; ella les explica que es un ejercicio, para quitarles el estigma de que el arte del tubo no es particularmente un baile que se realiza en los table dance, sino que es un deporte.


-¿Te han discriminado por ser maestra de pole fitness y practicar pole dance?


-"Tanto como discriminada no, en realidad soy una persona que se le resbalan muy fácil las cosas. Pero he conocido a alumnas que inclusive vienen a escondidas de los esposos que porque sino las van a regañar, o no pueden subir una foto al Facebook (practicando Pole) porque la puede ver el vecino, o la puede ver el tío o la puede ver la mamá o el papá y ¡qué va a decir la sociedad!. Entonces personalmente no, pero he visto que a algunas alumnas que sí les toca ese rollo de discriminación por el deporte".


En contraste con la discriminación hacia este deporte de alto rendimiento, más gente ha comenzado a practicarlo debido a los beneficios que ofrece, como que en una sesión de una hora de entrenamiento se llega a quemar alrededor de 500 calorías, así como que quienes lo practican aseguran que “marca” de forma rápida el abdomen.


Pese a los contrastes en la sociedad mexicana, y el estigma social que suele rechazar este tipo de actividad, el Pole ha tenido gran un auge, y desde 2010 ha celebrado el Día del Pole Urbano. Las y los Pole Dancers o Poleros salen a las calles cada año a finales del mes de junio para defender el tubo, ya que con los tubos que se encuentran en la calle hacen las rutinas que realizan en clases y concursos, para de esta forma demostrarle a la gente que el Pole es un deporte noble.


Día del Pole Urbano y concursos. Fotografías retomadas de las redes sociales de Rocío.


El Pole urbano lo comenzamos para enseñarle a la gente precisamente lo que hacemos y que nos gusta hacer, que vieran que no es algo del otro mundo, que vieran que puede hacerlo mucha gente, que no existe una edad o el peso. Si tú te diste ahorita cuenta en la clase alumnas de hasta 50 años y mi alumna más pequeña, que es mi hija, tiene cinco años. Precisamente por eso se organizó el Pole urbano que ya es mundial”, explicó.


Para 2024 el Pole sport podría formar parte de las disciplinas que conforman los Juegos Olímpicos, debido a la alta demanda en diferentes países, y aunque en México aún no es tan común su práctica, los “Polers” deportistas que participan en las diversas competencias que existen de Pole, deben preparase con al menos 2 horas diarias de entrenamiento y someterse a regímenes alimenticios estrictos controlados por un nutriólogo, como en cualquier otro deporte de alto rendimiento.

55 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
franja alcanta im.jpg