Juega Como Niña: narrar el deporte con perspectiva feminista

“No soy la próxima Usain Bolt o Michael Phelps. Soy la primera Simone Biles”

(Simon Biles, 2016)


Por Xochiquetzal Rangel


Al igual que a Simone Biles, miles de deportistas mujeres en San Luis Potosí, México y el mundo padecen la invisibilización de sus logros y la constante comparación con sus pares deportistas masculinos. Para cambiar esto nace Juega como Niña.


Hace cuatro años, Wendy Jiménez Bolaños, inició con un proyecto en San Luis Potosí, un medio de comunicación especializado en la cobertura del deporte femenino, el cual tiene el objetivo de contar las historias de las mujeres de diferentes disciplinas deportivas, desde sus inicios y con perspectiva de género, que sirviera de referente para las niñas y adolescentes.


“En Juega Como Niña buscamos visibilizar a todas esas mujeres que han enfrentado y enfrentan un montón de cosas para sobresalir en sus disciplinas. Ahora lo veo más como una necesidad no solo de visibilizar qué están haciendo las mujeres en el deporte, sino verlo desde una perspectiva feminista y desde la perspectiva de género. De entender el deporte, de consumir el deporte desde otra visión distinta a la que estamos acostumbradas y acostumbrados”, comentó Wendy Jiménez.


Noticias deportivas en las que los marcadores finales no son lo que importa, sino la pasión y el doble esfuerzo que realizan las mujeres para destacar en un ámbito principalmente encaminado por y para hombres.


Su proyecto inició como un medio de comunicación de consumo personal, para difundir lo que estaban haciendo las mujeres en los deportes, con noticias sin estadísticas o resultados de partidos, historias a las que los medios de comunicación tradicionales les daban poca cobertura.


La idea evolucionó de mostrar notas de mujeres en el deporte, a visibilizar la mala práctica de los medios al cosificar los cuerpos de las deportistas, realizar comparaciones de ellas con referentes masculinos del deporte, así como las desigualdades laborales, de convenios, salariales, entre otros, en comparación de los privilegios que reciben los deportistas hombres en las diversas disciplinas que hay.


“Yo la verdad no me considero una persona que sepa mucho de deportes, pero sé de perspectiva de género y conozco a las mujeres, las historias de las mujeres y justamente esto es lo que hace diferente a Juega Como Niña del periodismo deportivo tradicional”, agregó


*Vencer los estereotipos aún en la cobertura deportiva femenina.


No obstante, su camino no ha sido fácil, al inicio del proyecto se encontró con críticas que, por momentos la desanimaron, de las cuales, en su mayoría hombres, le señalaban que a diferencia de ellos, no sabe tanto de deportes ni cumple con las características físicas marcadas para las periodistas deportivas de renombre que cumplen con cánones de belleza como el ser güeras o altas.


Pero en lugar de dejarse vencer por las críticas, se enfocó en hacer de Juega Como Niña un lugar seguro para las mujeres periodistas y todas las mujeres que hacen posible el deporte, en donde puedan expresarse libremente y “hablar de las cosas positivas que tienen las mujeres, poner el dedo en la llaga de las cosas que no se están haciendo bien tradicionalmente”.


“Reconozco y admiro mucho a las periodistas deportivas, porque sé que también su trayectoria es difícil. De hecho, es difícil hasta cuando cumplen con los estereotipos que marcan cómo tiene que ser una periodista deportiva, porque también las encasillan y minimizan sus conocimientos, no importa si saben o no. Aunque sí saben, la cultura nos hace asumir que no”, dijo.


Tras el lanzamiento de su página web www.juegacomonina.com y la difusión de contenidos deportivos con enfoque de género, la percepción del deporte femenil fue cambiando para quienes la criticaban al inicio, de esa forma, logró librarse de los estereotipos, estigmas y prejuicios que se tiene de las mujeres en el deporte, por lo que también dijo sentirse orgullosa de contribuir a la lucha de las mujeres por la igualdad en los espacios de trabajo y en la sociedad en general.


Su lucha por cerrar brechas en un ámbito que, a lo largo de la historia ha sido y sigue siendo regido por los hombres se ha complicado por cuestiones personales, como el dedicarle mayor parte de su tiempo a un trabajo estable para poder comer y vivir, descuidando su proyecto personal.


Por ello, señala que aún queda mucho trabajo por hacer desde plataformas como Juega Como Niña en San Luis Potosí o Luchadoras a nivel nacional, para que en los medios masivos de comunicación se hable del potencial de las mujeres y no de sus cuerpos.


Finalmente, explicó que, se requieren cambios de fondo desde las federaciones deportivas, ya que, aunque se ha dado mayor visibilidad a las mujeres en el deporte, como en los últimos juegos olímpicos de Tokio, se requiere que todos jueguen con las mismas condiciones de igualdad, con patrocinios de marcas mundialmente reconocidas, salarios equitativos, espacios de entrenamiento seguro y el reconocimiento real del esfuerzo de las deportistas.


“Un mundo ideal sería que las mujeres sean mencionadas, porque no somos mencionadas; que nos nombren, que nos reconozcan, el hecho de que seamos referentes para las nuevas generaciones o que las generaciones que van delante de nosotras volteen a ver lo que estamos haciendo, eso sería un mundo ideal, con profesionalización, con patrocinios, con que nos permitan espacios en televisión”, concluyó.

franja alcanta im.jpg