top of page
  • Foto del escritorLa Rata

El fútbol femenil es un regalo que permea más allá del deporte


Por: Wendy Jiménez Bolaños


En 2020 Netflix lanzó una docuserie llamada “El Manual del Juego”; en cinco capítulos expone la vida y filosofía de cinco entrenadoras y entrenadores emblemáticos en el mundo, uno de ellos dedicado a Jill Ellis, ex entrenadora de la Selección Femenil de Fútbol de Estados Unidos. Sé que ya pasó mucho tiempo desde el estreno, pero yo la descubrí hace un par de días.


Jill Ellis dirigió la selección estadounidense entre 2014 y 2019, periodo en el que ganó dos Copas Mundiales, en Canadá 2015 y Francia 2019, respectivamente, además fue galardonada por la FIFA como la mejor entrenadora del mundo en los mismos años. Sin embargo, su legado va más allá de lo estrictamente deportivo y trasciende a la lucha histórica de las mujeres por lograr la igualdad en el deporte.


La docuserie aborda los primeros años de la carrera profesional de Jill Ellis hasta llegar a la cereza del pastel de su carrera: el bicampeonato del mundo y la exigencia de condiciones laborales igualitarias.


Durante el Mundial Femenil Francia 2019, “Equal Pay” fue una exigencia que resonó en los vestidores, las canchas, los estadios, y los medios de comunicación, pero no fue una idea que nació de la noche a la mañana. En la antesala de la competencia, las seleccionadas estadounidenses mostraron la necesidad de exigir condiciones laborales igualitarias a las de sus compañeros hombres, Jill Ellis sin dudarlo respaldó a sus jugadoras.


Jill Ellis considera el fútbol como un regalo que le permitió no sólo ganar partidos y lograr campeonatos; un regalo del que forjó una filosofía para su vida personal y profesional que consiste en disfrutar momentáneamente de estar en la cima, de aferrarse y mantenerse fiel a pesar de lo difícil que sea el camino, de tomar los riesgos como oportunidades, de ser una misma y sobretodo hacer que el mundo la escuche.


Justamente querían ser escuchadas en Francia 2019. Sabían que para que su exigencia resonara con más fuerza, tenían que ganar la Copa del Mundo. Llegaron a tierras mundialistas con esa idea en la cabeza. Ganar no sólo representaría una victoria deportiva, estaba en juego, literal, cerrar la brecha de desigualdad salarial en el fútbol profesional.


Este hecho no sólo impactó en el fútbol profesional, “Equal Pay” permeó en espacios fuera del fútbol y del ambiente deportivo. La lucha de las futbolistas estadounidenses fue referente para cientos de mujeres de diferentes profesiones de todo el mundo, quienes motivadas por la euforia futbolista, se sumaron a la exigencia de mejores e igualitarias condiciones laborales.


Jill Ellis, una mujer histórica en el futbol femenil nos regaló, a través del fútbol, la apertura para que las mujeres nos dediquemos al deporte profesional, sigamos ocupando espacios de liderazgo, nos aceptemos tal y como somos sin importar lo que la sociedad quiera de nosotras, y que exijamos igualdad en el contexto profesional.


Considero que, a 10 días del arranque del Mundial Femenil de la FIFA Australia & Nueva Zelanda 2023, es importante recordar y reconocer la lucha histórica de las mujeres en el fútbol profesional, que, insisto, no sólo impactan en el plano deportivo, trascienden a la vida personal y profesional, nos guste o no nos guste el futbol. Porque, aunque suena trillado, la lucha de ellas hoy, será de beneficio para las mujeres del mañana.


PD: Jill Ellis, gracias por recordarme la importancia de “aferrarme y mantenerme fiel”.

Entradas Recientes

Ver todo
franja alcanta im.jpg
bottom of page