Día del niño ¿y de la niña?


Por: Regina Arellano


Desde pequeña recuerdo haberme preguntado: ¿por qué cuando somos más niños que niñas se dice “niños” y cuando somos más niñas que niños se sigue diciendo “niños”?


Recuerdo haberles preguntado a los profesores y me explicaron que se trataba de una regla del español, así de simple. Aún así, la espinita seguía dentro de mí ¿Por qué no decíamos “niñas” aunque fuéramos mayoría?


En fin, lo acepté, y lo dejé pasar como una de ese sinnúmero de cosas que uno acepta al crecer porque “así son”.


Ya adulta me entero que no era la única que se preguntaba esas cosas siendo una niña. Siendo infantes, las mujeres nos damos cuenta de ciertas desigualdades que vivimos y que, posteriormente, normalizamos.


La visibilización de las mujeres en el lenguaje no es capricho, es reconocimiento de nuestra existencia, desde niñas lo sabemos.


¿Qué sería mejor que darles a las niñas de ahora y del futuro la oportunidad de vivir en igualdad? ¿Qué sería mejor que darles el lugar que merecen, tanto simbólicamente como por luchar por sus derechos en general?


Celebremos el día del niño y de la niña, honrándoles y respetándolos. Luchemos por sus derechos con perspectiva de género, sin adultocentrismos. En este día, recordemos que debemos luchar para que puedan vivir en un mundo sostenible y equitativo.

franja alcanta im.jpg