• La Rata

CECILIA, ESCUCHA, TU FAMILIA ESTÁ EN LA LUCHA.

Actualizado: ene 20


Fotografía: Marcela Del Muro.

Por: Marcela Del Muro.


Este 8M, una marea verde y morada inundó las calles del Centro Histórico de San Luis Potosí. Más de 5 mil mujeres exigieron, en forma de cantos, pancartas, brillantina y pintas, un alto a la violencia de género y la pronta respuesta del Estado para frenar este problema.


Esta marcha histórica, la más grande registrada en el Estado, fue encabezada por el contingente de familiares de víctimas, principalmente de feminicidio.


Cargando una gran manta, con la leyenda: #JusticiaparaCecilia, marcharon las familiares y amigas de Cecilia Izaguirre Camargo, asesinada el 20 de febrero del 2015 en el municipio de Lagunillas, San Luis Potosí.


Aquella mañana del 2015, Cecilia fue atacada por dos hombres armados cuando se dirigía a su trabajo en la Presidencia Municipal de Lagunillas, donde se desempeñaba como coordinadora de Desarrollo Social. Cecilia era una mujer líder, la única que ocupó algunos de los altos mandos que permite la vida política de una localidad como Lagunillas: En el 2004 tomó posesión como Regidora y en 2012 fue votada como presidenta del Comité Directivo Municipal del PRI, puesto que desempeñó hasta su asesinato.


Cecilia Izaguirre Camargo.

El feminicidio de Cecilia fue por motivo político: desacuerdos en la designación del candidato de su partido para la presidencia municipal. Elda, única hija de Cecilia, cuenta que el caso de su madre está parado pero la causa se encuentra abierta. Los dos asesinos y el autor intelectual continúan libres y la carpeta de investigación solo pasa de una mano a otra, en la Fiscalía General del Estado.


Durante la marcha, a 5 años y algunos días del crimen, Cecilia estuvo muy presente entre nosotras. Uno de los momentos más significativos fue cuando la batucada feminista coreó, repetidamente: ¡Cecilia, escucha, tu familia está en la lucha!. Elda recuerda: “La primera vez que cantaron yo estaba distraída. Cuando puse atención para seguirlas, me quede helada, se me erizo la piel. Preferí no ver a nadie de mis compañeras. Mejor, vi hacia el cielo y se me rodaron una lágrimas”.


Para Elda, este 8M fue un momento de aprendizaje y reconocimiento: “Nunca va a ser lo mismo ir (a una marcha) porque estás viviendo esa impunidad y violencia en carne propia, te duele, pero fue tan bueno saber que hay tantas mujeres solidaria y que sienten el dolor ajeno. El ver que acudieron tanta muchachas, señoras, abuelas, de todas las generaciones, porque estamos preocupados por tanta muerte y que el gobierno no haga nada”.


El caso de Cecilia fue uno de los miles de motivos que tuvieron las mujeres potosinas para salir este domingo y tomar las calles, alzando el puño y la voz para exigir un alto a la violencia feminicida y justicia para las víctimas de violencia de género. Recordando que: “somos las voces de las que ya no están”.

206 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
franja alcanta im.jpg